Traducir

jueves, 15 de febrero de 2018

MEDITACIONES: Primer Jueves de Cuaresma



Meditación
Por el P. Alonso de Andrade
De la preparación que hizo el Salvador para la primera cena legal.

   Punto I.- Considera cómo Cristo vino de Betania, adonde estaban sus parientes y amigos, a Jerusalén a celebrar la Pascua, a donde sabía que le preparaban la cruz y la muerte; porque Betania significa la casa de aflicción, y Jerusalén visión de paz; en que nos da a entender que entre los deudos y amigos no hay sino aflicción y trabajos para el alma; pero en Jerusalén por la cruz y persecuciones se halla la paz y la vista clara de Dios. Acompaña a Cristo en su Pasión dejando a los parientes y amigos y los deleites terrenos, y alcanzarás la verdadera paz.

   Punto II.- Considera cómo no admitió el Salvador la oferta que le hizo Santa María Magdalena de su casa para celebrar la Pascua, como dice San Buenaventura, por no agraviar su pobreza, y la firme confianza que tenía en Dios de que no le faltaría, como no le faltó; y aprende a confiar en la bondad divina en tus necesidades, y estar cierto que si no faltares a Dios no te faltará a ti, y que te hará merced a medida de tu confianza.

   Punto III.- Envía Cristo a Pedro y a Juan a que le preparen el Cenáculo, para ir con sus discípulos a celebrar la Pascua: Pedro significa buena acción y Juan devota contemplación; estas dos virtudes, acción y contemplación de las cosas celestiales, le han de preparar el alma para venir a ella y celebrar la Pascua de júbilos espirituales; si deseas que entre Cristo en tu casa y que te haga muchas mercedes, conviene que la adornes con estas dos virtudes principalmente, contemplando los misterios divinos y obrando lo que Dios te dé a entender en la oración. Si has faltado en estas virtudes, pídelas al Señor, y que te dé su gracia para disponerte como debes para recibirle en tu casa.

   Punto IV.- Considera las señas que le dio Cristo para conocer el Cenáculo. La casa a donde vieren que entraba un hombre con un cántaro de agua, porque esta va delante de Cristo al lugar a donde ha de venir, para lavarle y purificarle de toda mancha, y ha de ir delante de tu alma el agua de las lágrimas y de la confesión, para lavarla de las manchas del pecado, para que sea digna posada suya. ¡Oh, Señor, lavadme más y más de las manchas de mis pecados, y limpiadme y purificadme de mis maldades, para que sea digno de recibiros en mi pobre casa! Si Vos, Señor, no me laváis, ¿cómo podré lavarme yo indignísimo pecador, que no tengo de mi cosecha sino abominaciones y pecados? Quisiera tener lágrimas de verdadera contrición para lavarme, dádmelas Vos y acrisoladme de manera que nunca más vuelva a ofenderos, y sea mi pobre morada siempre vuestra por siempre jamás. Amén.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.