Traducir

lunes, 13 de enero de 2020

EL NUEVO RITO DE CONSAGRACIÓN EPISCOPAL NO ES VÁLIDO

Como consecuencia es forzoso concluir que el nuevo Rito de Consagración Episcopal, conferido con la nueva forma sacramental promulgada por Pablo VI en 1968, NO es válido. 


 A. Principios generales
 (1) Cada sacramento tiene una forma (fórmula esencial) que produce su efecto sacramental. Cuando se introduce un cambio sustancial de significado en la forma sacramental a través de la corrupción u omisión de palabras esenciales, el sacramento deja de ser válido (= no "funciona" ni produce el efecto sacramental).

 (2) Las formas sacramentales aprobadas para su uso en los Ritos Orientales de la Iglesia Católica a veces son diferentes en términos de redacción que las formas de Rito Latino. Sin embargo, son iguales en sustancia y son válidos. 

(3) Pío XII declaró que la forma de las órdenes sagradas (es decir, para el diaconado, el sacerdocio y el episcopado) debe significar unívocamente (= sin ambigüedades) los siguientes dos efectos sacramentales: el poder del Orden y la gracia del Espíritu Santo. 

(4) Para poder transmitir el Episcopado Pío XII designó, como la forma sacramental, una oración en el Rito tradicional de la Consagración Episcopal para éste propósito la cuál expresa, inequívocamente, tanto el poder del Orden que recibe un obispo como la gracia del Espíritu Santo. 

Prefacio usado en el Rito Romano de la Consagración Episcopal: "Completa en tu sacerdote la plenitud de Tu ministerio y, adornado con la vestimenta de toda gloria, santifícalo con el rocío de la unción celestial”. (Comple in sacerdote tuo ministerii tui summam, et ornamentis totius glorificationis instructum coelestis unguenti rore sanctifica). 

Esta forma tradicional significa, unívocamente, los efectos sacramentales de la siguiente manera: 

(1) “La plenitud de Tu ministerio”, “vestimenta de toda gloria” = poder de la Orden del episcopado.

(2) “El rocío de la unción celestial” = gracia del Espíritu Santo. 

B. La nueva fórmula de Consagración Episcopal Prefacio del nuevo Rito de Consagración Episcopal: 

“Así que ahora derrama sobre este elegido ese poder que proviene de Tí, el Espíritu gobernante que le diste a Tu amado Hijo Jesucristo, el Espíritu dado por Él a los santos apóstoles, quienes fundaron la Iglesia en cada lugar para ser Tu templo por la incesante gloria y alabanza de Tu nombre". 

 (1) La nueva forma de consagración episcopal que promulgó Pablo VI no parece especificar el poder de la Orden supuestamente conferida. ¿Es capaz el nuevo Rito de conferir el Episcopado? Para responder a esta pregunta, aplicaremos los principios anteriores. 

(2) La forma corta de Pablo VI para la consagración Episcopal no es idéntica a las largas formas del Rito Oriental, y a diferencia de ellas, ésta no menciona los poderes sacramentales propios de un obispo. Las oraciones del rito oriental a las que se asemeja más el prefacio de la consagración de Pablo VI son las oraciones NO sacramentales y que son usadas sólo para las instalaciones de los patriarcas maronitas y sirios una vez que ya son obispos. Por ésta razón uno no puede argumentar que la forma de Pablo VI está en uso en ritos orientales válidos. 

(3) Varios textos antiguos (Hipólito, las Constituciones Apostólicas, el Testamento de Nuestro Señor) que comparten algunos elementos comunes con el Prefacio de consagración de Pablo VI han sido "reconstruidos", son de dudosa procedencia, pueden no representar el uso litúrgico real, etc. No hay evidencia de que fueron aceptados y utilizados por la Iglesia. Por lo tanto, no proporcionan en nada evidencia confiable para apoyar en algo la validez de la forma de Pablo VI. 

(4) El problema clave en la nueva forma gira en torno al término “Espíritu gobernante” (Spiritus principalis en latín). Dom Bernard Botte, el creador principal del nuevo rito sostuvo que, para el cristiano del siglo III, el Espíritu gobernante connotaba el episcopado, porque los obispos tienen "el espíritu de autoridad" como "gobernantes de la Iglesia". “Spiritus principalis” para él significaría "el don de un Espíritu propio de un líder”. 

(5) Esta explicación es falsa. Los Padres de la Iglesia, los tratados dogmáticos, así como las ceremonias de investidura no sacramental del Rito Oriental revelan que, entre una docena de significados diferentes y, a veces, contradictorios, las palabras “Espíritu gobernante” no significa específicamente ni el episcopado en general ni tampoco la plenitud de las Órdenes sagradas que posee el obispo. 

(6) Vemos aquí nuevamente a un típico modernista usar de su arma favorita para destruir el contenido de algo: el lenguaje ambiguo ecumenista que desea agradar al mismo tiempo a católicos y a NO católicos. 

(7) La nueva forma de Consagración Episcopal NO cumple con las dos condiciones necesarias que para su validez que estableció Pío XII: 

 (a) El término “Espíritu gobernante” es capaz de significar muchas cosas y personas diferentes, no significa unívocamente el efecto sacramental. 

 (b) Carece de cualquier término que pueda llegar a connotar unívocamente el poder del Orden que posee un obispo ya sea la “plenitud del sacerdocio de Cristo en el oficio y orden episcopal”, o “la plenitud o totalidad del ministerio sacerdotal”. 

(8) Por estas razones, se debe concluir sin ninguna duda de que la nueva forma constituye un cambio sustancial en el significado de la forma sacramental para conferir el Episcopado. 

(9) Un cambio sustancial en el significado de una forma sacramental hace que un sacramento sea inválido. 

C. Conclusión: 
Como consecuencia es forzoso concluir que el nuevo Rito de Consagración Episcopal, conferido con la nueva forma sacramental promulgada por Pablo VI en 1968, NO es válido. 

La villana malicia comunista se vuelve a repetir una vez más, pero esta vez golpeando a lo más sagrado de la Iglesia católica: El Sacerdocio de Nuestro Señor Jesucristo. 

Se han cumplido una vez más las directivas de Lenin : “Guardemos la apariencia, pero vaciemos su sustancia”. Sin sacramento Episcopal no hay Obispos. Sin Obispos no hay sacerdotes. Sin sacerdotes no hay sacramentos. Estas son las trágicas consecuencias de la modificación esencial del Sacramento Episcopal. 

Aquí es donde se ve nuevamente la gran figura de Mons. Marcel Lefebvre al oponerse completamente a los “Ritos” modernistas promulgados por Paulo VI, preservando y transmitiendo al mismo tiempo el sacerdocio católico en toda su realidad sacramental y doctrinal.

FUENTE

jueves, 9 de enero de 2020

Priestly ordinations under condition are INCOMPLETE:


Priestly ordinations under  condition are INCOMPLETE

Recently it has been noted that both the new FSSPX and the “Indulted” Congregations (Ecclesia Dei, Fraternity of Saint Peter, IBP) reject the imperative need for Ordination under the condition of modernist “priests” who want to celebrate the Tridentine Mass or those that have been ordained by modernist bishops . Recently a brief has been published on the well-known [and denied by tradiliberals] strong suspicion of invalidity of the new rite of Episcopal Ordination. But more shameful, having noticed that at least in the priestly ordination under condition carried out by Monsignor Williamson to Father Armando Beltran in 2016 has been incomplete. Under the pretext of adhering to the essential rite that confers validity, he has set aside the full prescriptions set by the Roman Pontifical. He has only laid hands and prayed the Preface. [Note: In the case of ordination under condition given to Father Benzi, the same could have happened. We should ask Father Cardozo what he observed].

 His Holiness Pius XII in his Apostolic Constitution Sacramentum Ordinis, specifies: Tandem quae supra of matter and form declaravimus ac statuimus, nequaquam ita intelligere fas sit ut vel paulum negligere vel praetermittere liceat ceteros «Pontificalis Romani» ritus constitut; quin immo iubemus ut omnia data praescripta ipsius «Pontificalis Romani» sancte serventur et perficiantur. With respect to what we have previously stated and established with respect to the matter and form, in no other way should it be understood, but that they are not allowed to have negligence in omitting, even in the smallest detail the rest of the Ceremony "as in the Roman Pontifical" is prescribed. On the contrary, we order that all the prescriptions established "by the Roman Pontifical» be followed and observed religiously. 

It is an obligation for us as faithful to denounce abuses in this matter, since it is a public act that affects the faithful and the prescriptions of the Church. In this case, the complaint is for the English prelate, Monsignor Williamson, on priestly ordinations under incomplete conditions, without respecting the Roman Pontifical. It seems that the message between the lines was: it is not so necessary to ensure that such priests really are priests, or perhaps what matters is only to do their own will against the very Precepts of the Church. In Session XXIII of the Council of Trent (July 15, 1563, 1775 Dz 965 Can. 5) he says: ¨If anyone says that the sacred anointing that the Church uses
"If anyone says that the sacred anointing that the Church uses in ordination, is not only not required, but that it is despicable and pernicious, and also the other ceremonies, let him be Anatema."

 It should be known that in the Code of Canon Law 1917 there is a valid Ecclesiastical sanction (Canon 1002) against those who mutilate the precepted rites of the Roman Pontifical. (Note: The 1982 Code cannot be accepted as Catholic legislation since it is flawed and plagued by modernist errors and its anti-Church spirit). Canon 1002 (CIC1917) reads as follows: “In the collation of any order, the Minister must observe exactly the proper rites prescribed in the Roman Pontifical, or in other ritual books approved by the Church, rites that for no reason are lawful to omit or alter. ” The ecclesiastical penalty or sanction is 2378, and reads as follows: “The senior clergy who, during the sacred ministry of the rites and ceremonies prescribed by the Church, are severely negligent and after being admonished are not amended, must be suspended in accordance to the seriousness of what has been done. " It is likely that the English prelate ignores these remarks, after all the modernists, who now usurp ecclesiastical authority, would applaud his actions. However, Catholics must know that they blindly follow and defend it, how Monsignor Williamson is trampling ecclesiastical laws. Your procedure is not justified in any way. The omission made is quite a serious crime. God help him and we want him and we ask him to withdraw, to obey and respect the Holy Sacraments and laws of the Church and proceed to complete the severely incomplete conditional ordinations that he has made, which must be considered illicit, and insufficient to exercise the priesthood .

It should be mentioned that within the various errors on moral matters decreed by the Holy Office during the papacy of Innocent XI is the following (Dz 1151): It is not lawful to follow in the administration of sacraments the probable opinion on the value of the sacrament, leaving aside the safest opinion, unless it is told by law, convention or the danger of serious harm. Hence, it should not be used the probable opinion in the administration of baptism, of the priestly order or of the episcopate. Regarding the omission of the complete rite of priestly ordination, Bishop Williamson among other important things omits the anointing of the hands. In the traditional rite of Catholic ordination, the bishop anoints the hands of the new priests emphasizing the thumbs and index fingers, which will touch the sacred host. As he anoints each priest, he says: "Tell us, Lord, to consecrate and sanctify these hands with this anointing and our blessing." Then the bishop makes the sign of the cross on the hands of each priest and continues: "All that they bless be blessed, and all that they consecrate be consecrated and sanctified in the name of Our Lord Jesus Christ. ” This prayer has been abolished from the modern ordinal! Why? Well, simply because something so holy is incompatible with the priesthood vision of the conciliar church. The rite of modern ordination only performs the anointing of the palms with a doubtful Holy Crism and without making special mention of the thumbs and index fingers, without reference to the need to be consecrated in order to consecrate. Regarding the flagrant infractions of Mons Williamson to the Code of Canon Law, we already have as scandalous antecedent: the promotion of the reading of the Poem of Valtorta. 

miércoles, 8 de enero de 2020

Ordenaciones sacerdotales bajo condición INCOMPLETAS:



Recientemente ha sido notado, que tanto la nueva FSSPX como las congregaciones “indultadas” (Ecclesia Dei, Fraternidad San Pedro, IBP) rechazan  la necesidad imperiosa de la Ordenación bajo condición de los “sacerdotes” modernistas que quieren celebrar la Misa Tridentina o de aquellos que han sido ordenados por obispos del modernismo. Recientemente se ha publicado un breve sobre la muy conocida [y negada por los tradiliberales] fuerte sospecha de invalidez del nuevo rito de Ordenacion Episcopal.

Pero más vergonzante es, haber notado que al menos en la ordenacion sacerdotal bajo condición realizada por Monseñor Williamson al padre Armando Beltran en 2016 ha sido incompleta. Bajo el pretexto de apegarse al rito esencial que confiere validez, ha dejado de lado las prescripciones completas que marca el Pontifical Romano. Sólamente ha impuesto las manos y rezado el Prefacio.

(Nota:En el caso de la ordenación bajo condición del padre Benzi, pudo haber pasado lo mismo. Deberíamos de preguntar al p Cardozo que fué lo que observó.)

Su Santidad Pio XII en su Constitución Apostólica Sacramentum Ordinis, especifica:

Tandem quae supra de materia et forma declaravimus ac statuimus, nequaquam ita intelligere fas sit ut vel paulum negligere vel praetermittere liceat ceteros « Pontificalis Romani » ritus constitutos; quin immo iubemus ut omnia data praescripta ipsius « Pontificalis Romani » sancte serventur et perficiantur.

Con respecto a lo que anteriormente hemos declarado y establecido con respecto a la materia y la forma, de ninguna otra manera se ha de entender, sino que no se den permitido tener la negligencia en omitir, incluso en el más mínimo detalle el resto de la Ceremonia tal y «como en el Pontifical Romano» se prescribe. Por el contrario, ordenamos que todas las prescripciones establecidas "por el Pontifical Romano» se hagan y se observen religiosamente.

Es una obligación para nosotros como fieles denunciar los abusos en esta materia, por tratarse de un acto público que afecta a los fieles y a las prescripciones de la Iglesia. En este caso la denuncia es para el prelado inglés Monseñor Williamson, sobre ordenaciones sacerdotales bajo condición incompletas, sin respetar el Pontifical Romano. Tal parece que el mensaje entre lineas fuera: no es tan necesario estar seguros de que tales sacerdotes realmente lo sean, o quizá lo que importe es sólo hacer su propia voluntad en contra de las mismísimas prescripciones del Pontifical Romano.

En la Sesión XXIII del Concilio de Trento (15 de Julio de 1563, 1775 Dz 965 Can. 5) dice: ¨Si alguno dijere que la sagrada unción de que usa la Iglesia en la ordenación, no sólo no se requiere, sino que es despreciable y perniciosa, e igualmente las demás ceremonias, sea Anatema.¨

Es de saberse que en el Código de Derecho Canónico 1917 existe una sanción Eclesiástica vigente (Canon 1002) en contra de quienes mutilan los ritos preceptuados del Pontifical Romano. (Nota: El Código de 1982 no puede aceptarse como legislación católica ya que esta viciado y plagado de errores modernistas y su espíritu de anti-Iglesia).

El canon 1002 (CIC1917) reza lo siguiente: “En la colación de cualquier orden debe el Ministro observar con exactitud los ritos propios preceptuados en el Pontifical Romano, o en otros libros rituales aprobados por la Iglesia, ritos que por ninguna causa es licito omitir o alterar.”

La pena o sanción eclesiástica es la 2378, y reza lo siguiente: “Los clérigos mayores quienes durante el ministerio sagrado de los ritos y ceremonias prescritas por la Iglesia, sean gravemente negligentes y después de amonestados no se enmendaren, han de ser suspendidos de acuerdo a la gravedad de lo hecho”.

Es probable que el prelado inglés haga caso omiso de estas observaciones, al fin y al cabo los modernistas, que usurpan ahora la autoridad eclesiástica, le aplaudirían sus actos. Sin embargo sepan los católicos, que ciegamente lo siguen y defienden, cómo Monseñor Williamson está pisoteando las leyes eclesiásticas. Su proceder no se justifica de ninguna manera. Es un crimen bastante grave la omisión realizada. Dios lo ayude y deseamos y le pedimos se retracte, que obedezca y respete los Sacratísimos Sacramentos y leyes de la Iglesia y proceda completar la (las) ordenaciones condicionales gravemente incompletas que ha realizado, las cuáles deben considerarse ilícitas, e insuficientes para ejercer el sacerdocio.

Hay que mencionar que dentro de los Errores varios sobre materia moral decretados por el Santo Oficio durante el papado de Inocencio XI se encuentra el siguiente (Dz 1151): No es licito seguir en la administración de sacramentos la opinión probable sobre el valor del sacramento  dejada la mas segura, a no ser que lo vede la ley, la convención o el peligro de incurrir en grave daño. De ahi que solo no debe usarse de la opinión probable en la administración del bautismo, del orden sacerdotal o del episcopado.

Respecto a la omisión del rito completo de ordenación sacerdotal, Mons Williamson entre otras cosas importantes omite la unción de las manos. En el rito tradicional de ordenación católica, el obispo unge las manos de los nuevos sacerdotes enfatizando los pulgares y los dedos índices, que tocarán la sagrada hostia. Mientras unge a cada sacerdote, dice: “Dignaos, Señor, consagrar y santificar estas manos con esta unción y nuestra bendición". Luego el obispo hace la señal de la cruz sobre las manos de cada sacerdote y continúa: "Todo lo que ellos bendigan sea bendito, y todo lo que consagran sea consagrado y santificado en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo ”.

¡Esta oración ha sido abolida del ordinal moderno! ¿Porque? Pues simplemente porque algo tan santo es incompatible con la visión del sacerdocio de la iglesia conciliar. El rito de ordenación moderno solo realiza la unción de las palmas con un Santo Crisma dudoso y sin hacer mención especial de los pulgares y los dedos índices, sin referencia a la necesitad de estar consagradas para poder consagrar.

Respecto a las infracciones flagrantes de Mons Williamson al Código de Derecho Canónico tenemos ya como antecedente escandaloso: la promoción de la lectura del Poema Hombre Dios de Valtorta. Para mayor información leer: 

lunes, 6 de enero de 2020

La Sagrada Escritura nos recuerda que DIOS CONDENA el homosexualismo



1.- “No te echarás con varón como con mujer, es abominación”. (Lv 18:22).

2.- “Si alguno se juntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos, sobre ellos será su sangre”. (Lv 20:13).

3.- “¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los rapaces heredarán el Reino de Dios”. (1 Corintios 6, 9-10).

4.- “Teniendo bien presente que la ley no ha sido instituida para el justo, sino para los prevaricadores y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreligiosos y profanadores, para los parricidas y matricidas, para los asesinos, los adúlteros, homosexuales, traficantes de seres humanos, mentirosos, perjuros y para todo lo que se opone a la sana doctrina, según el Evangelio de la gloria de Dios bienaventurado, que se me ha confiado” (1 Timoteo 1, 9-11).

   La primera página de la Sagrada Escritura, en Génesis 1:27, nos enseña que Dios creo al ser humano “macho y hembra”, o sea hombre y mujer, no homosexual o lesbiana.

   En este Sagrado libro se habla de la unión matrimonial entre el hombre y la mujer “en una sola carne” (Gn 2:24) y abierta  a la vida (Gn 1:28). La homosexualidad no lleva a cabo ninguno de estos dos valores inherentes a la sexualidad humana, tal y como Dios la creo: la unión heterosexual en el matrimonio y la procreación.  A la luz de esta visión del hombre y la mujer, hay otros 43 pasajes de la Biblia que, directa o indirectamente, condenan las prácticas  homosexuales como pecado grave:

1.- Génesis 19:1-29 (pecado de Sodoma)      13.- 2 Pedro 2:6
2.- Levítico 18:22                                           14.- Santiago 1:7
3.- Levítico 20:13                                           15.- Éxodo 20:14 (incluido en Hebreos para “adulterio”)
4.- Deuteronomio 23:17-18                            
5.- 1 Reyes 14:24
6.- 1 Reyes 15:12
7.- 1 Reyes 22:46
8.- Jueces 19:22
9.- 2 Reyes 23:7
10.- Romanos 1:24-27
11.- 1 Corintios 6:9
12.- 1 Timoteo 1:8-10

Pasajes que utilizan el ejemplo de lo que sucedió en Sodoma para avisar a otros y mencionan el juicio de Dios sobre la ciudad por su pecado:

16.- Deuteronomio 29:23
17.- Génesis 13:13
18- Isaías 3:9
19.- Isaías 13:19
20- Jeremías 23:14
21.- Jeremías 49:18
22.- Jeremías 50:40
23.- Lamentaciones 4:6
24.- Amós 4:11 25.  25.-Mateo 10:15 (véase 13.2 Pedro 2)
26.- Lucas 17:29

Pasajes que directa o indirectamente condenan el vestirse con ropas propias del sexo opuesto:

27.- Deuteronomio 22:5
28.- 1 Corintios 11:14-1

Pasajes sobre el matrimonio, los esposos y las esposas, el hombre y la mujer creación de Dios que tienden a condenar la transexualidad:

29.- Génesis 1:27 30                       30.- Génesis 1:28
31.- Génesis 2:18-24                       32.- Salmos 139:14
33.- Marcos 10:6-12                        34.- 1 Corintios 3:16-17
35.- 1 Corintios 6:19-20                  36.- 1 Corintios 7:1-4  
37.- 1Tesalonicenses 5:22-23          38.- Romanos 6:12
39.- Filipenses 3:21                         40.- 1 Timoteo 5:14
41.- Efesios 5:22-25

Pasajes que en general condenan estas actividades como pecados:

42.- Isaías 5:20-21                           43.- Pedro 2:11


martes, 31 de diciembre de 2019

FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO NUEVO LES DESEAMOS A TODOS NUESTROS AMIGOS Y LECTORES


FIDELIDAD CATÓLICA MEXICANA LES DESEA UNA MUY  FELIZ Y SANTA NAVIDAD Y FELIZ AÑO NUEVO. 
YA SON 7 AÑOS DE RESISTIR EL LIBERALISMO DE LA NUEVA FSSPX, DE RESISTIR A LA FURIA DE LA IGLESIA CONCILIAR Y A LAS FALSAS RESISTENCIAS, VESTIDAS DE PIEL DE OVEJA,

"Porque la salvación está ahora mas cerca que cuando empezamos a creer" (Romanos 13:11)

!ADELANTE CATÓLICOS CONTRARREVOLUCIONARIOS!

SERMÓN DE NAVIDAD: R.P RAFAEL OSB