Traducir

domingo, 26 de marzo de 2017

Cuarto Domingo de Cuaresma (2017) R. P. RAFAEL OSB

EN RECUERDO DE MONSEÑOR LEFEBVRE



“Rezo cada día para que pueda morir antes de perder la cabeza. Me encantaría irme ya, porque si me contradijera dirían: “¡Ya está! ¡Dijo que se había equivocado!” y se aprovecharían de ello”.
   Miraba con atención el crucifijo que le habían traído para el pequeño altar montado en su habitación:
   -“Me ayuda a aguantar el sufrimiento”.
   “He terminado mi trabajo, ya no puedo más; sólo me queda rezar y sufrir”.
   Uno de los médicos le confió al Padre Denis Puga: “¡Que bondad! La bondad divina se refleja en su rostro. Le pedí a Monseñor que rezara por mí”.
   Ese médico no era católico.
   “Un día se mostrará la verdad. No sé cuándo, sólo Dios lo sabe, pero se mostrará”.
   Una sonrisa… una  mirada al Crucificado … ésas fueron  las últimas “palabras” de Monseñor Lefebvre.
   El Superior General cerró los ojos del Padre tan amado. Era el Lunes Santo, 25 de marzo, fiesta de la Anunciación de la Santísima Virgen, día en que el cielo le sonrió a la tierra y en que la esperanza renació en las almas, día de la Encarnación del Hijo de Dios y de la ordenación sacerdotal de Jesucristo, Sumo Sacerdote. Ese mismo día fue juzgada el alma de Marcel Lefebvre…
   “Cuando me presente delante de mi Juez –había dicho en Lille quince años antes-, no quiero que pueda decirme: “Tú también has dejado que destruyeran la Iglesia”.
   Por eso, ese 25 de marzo de 1991, cuando Dios le preguntó: “¿Qué has hecho de tu gracia sacerdotal, de tu gracia episcopal?”, ¿qué otra cosa le pudo responder el antiguo combatiente de la fe, el Obispo restaurador del sacerdocio católico?
   “Señor –habrá dicho-, mira, he transmitido todo lo que podía transmitir: la fe católica, el sacerdocio católico y también el episcopado católico; Tú me diste todo eso, todo eso es lo que yo he comunicado, para que la Iglesia continúe.
   “He transmitido lo que recibí”.

   Monseñor Marcel Lefebvrre

   La Biografía

sábado, 25 de marzo de 2017

LA ANUNCIACIÓN.- LA MADRE DE DIOS



   1.- El “Fiat” omnipotente.- Este hágase de la esclavitud de María es también la expresión práctica de su omnipotencia. Apenas pronunciado, el Espíritu Santo, como lo dijo el Ángel, la cobijó con su sombra protectora y llevó a cabo la obra de la Encarnación; en aquel momento se efectuó lo de: el Verbo se hizo carne y comenzó a habitar entre nosotros.

   ¡Oh palabra de poder inmenso! La pronuncia la omnipotencia de Dios, y brotan de la nada los mundos. La dice María en el abismo de su humildad y aún obra más maravillas que el Creador. Aquel fiat  saca de la nada las cosas. Este fiat saca al mismo Dios de su Cielo, de su eternidad, para que, sin dejar de ser Dios, comience a ser hombre. Contempla a la Santísima Virgen y mira al Espíritu Santo cómo organiza en la inmaculada sangre de María el cuerpo de Jesucristo, para que ese cuerpo y esa sangre que toma de la Virgen, fuera la materia del sacrificio que para redimir al mundo ofreciera más tarde en la Cruz. Adora tan augusto misterio, da las gracias a Jesús y a María por él.

   2.- La divina maternidad.- Y María, en este instante, queda convertida en verdadera Madre de Dios. Dignidad altísima y maravillosa. Es infinita, porque infinita es la dignidad de su Hijo. Es un parentesco real y físico con el Hijo de Dios. Desde este momento, Dios está en María, no en imagen, no con su gracia, sino con su persona misma divina; hay entre Dios y María una verdadera identidad en cuanto que la carne y sangre de su Hijo, son carne y sangre de María. Es la unión más íntima y sublime que puede darse entre una criatura y Dios. Por ella María, al ser Madre de Dios, adquiere la más alta autoridad, la autoridad de mandar a su Hijo, adquiere el más alto privilegio, el de un derecho especial al amor de su Hijo, y a recibir de Él todos los bienes de gracia y de gloria con el poder de comunicarlo a los demás.

   En esta maternidad divina se funda la verdad de que Ella es  nuestra Mediadora y una Mediadora omnipotente, porque participa por gracia de la omnipotencia que Dios tiene por naturaleza y, además, es por esta maternidad la dispensadora de todas las gracias, ya que se ve claramente que Dios no quiere comunicarse a los hombres directamente, sino por medio de María, como lo hizo en la Encarnación. Magnífica, sublime y divina esta maternidad. Dios puede crear más mundos, más ángeles, otros seres infinitamente más perfectos, pero no puede hacer una Madre mayor que la Madre de Dios.

   3.- La vida de la Madre de Dios.- Era una vida en este tiempo de íntima unión con Dios, según el cuerpo y según el alma. La vida íntima de Madre e Hijo. Una sola vida. Un mismo latido en ambos corazones. Todo lo que hacía era con Él y por Él; veía con los ojos de su Hijo, amaba con su Corazón, sus gustos eran lo de Él. Si el Cielo consiste en la posesión de Dios, María ya gozaba entonces de esta posesión aún más íntima, aún más perfecta que la de todos los ángeles y bienaventurados en la gloria. Era, pues, una vida toda divina, toda santificadora por la unión con su Hijo.

   4.- La Madre de Dios es mi Madre.- Pero también tenía unión conmigo. Dios quiso que su Madre fuera también mi Madre y me amó ya desde entonces como tal. Ella deseaba entonces ardientemente que su Hijo ya naciera y redimiera al mundo pensando en mí. Ella quería ya entonces lo mismo que ahora, tenerme a mí como a verdadero hijo –como a su Jesús- que yo me uniera con Ella, como estaba Jesús, para que yo como Jesús participara de aquella vida.

   ¡Qué dicha la mía –tener una Madre que ha merecido ser la Madre de Dios! Por Ella adquirimos un parentesco con Jesús. Jesús y yo somos hermanos. Piensa mucho en esto y agradece estas maravillas de amor a la Madre y al Hijo.

   Imita a María en esta maternidad divina uniéndote íntimamente como Ella a Jesús. Haz práctica esta unión, uniéndote antes con la Santísima Virgen para vivir completamente esta vida. Procura que tu alma sea hija verdadera, de palabra y de hecho de tan gran Madre.

   Meditaciones sobre la Santísima Virgen María

   Padre Rodríguez Villar