Traducir

miércoles, 13 de diciembre de 2017

¿NO ESTOY YO AQUÍ QUE SOY TU MADRE?


   Diariamente, en voz alta, el sacerdote, en la Misa, da gracias al Señor e invita a todo el pueblo a que así lo haga, por los muchos e innumerables beneficios que de su mano sin cesar recibimos. Pues ¿qué otra cosa podemos hacer ante este beneficio universal, ante esta fuente de beneficios infinitos que con su Madre querida nos ha dado?

   Eternamente hemos, sin duda, de estar bendiciendo por ello al Señor; pues bendigámosle ya desde ahora.

   Y esta acción de gracias, no debe ni puede consistir en meras palabras de alabanza y agradecimiento. Lo que Dios desea, más que nada, es la correspondencia práctica de todas nuestras obras a sus beneficios, ésta es la mejor alabanza, éste el himno más hermoso de la gratitud.

   La correspondencia en este caso debe consistir en el afianzamiento de tu confianza en la Santísima Virgen, para nunca admitir cansancios, desalientos, cobardes desilusiones en el camino de la vida espiritual.

   Dios te la ha dado por Madre para que como hijo, aunque hayas sido muy ingrato, acudas a Ella, y con derecho filial le pidas la ayuda y la exijas un amor de Madre, una compasión de Madre, y a la vez una omnipotencia de Reina. Para eso la hizo Reina y Madre a la vez.

   El trono de Dios está rodeado de justicia y de bondad. El de María, sólo de bondad y misericordia. Si te asusta, y con razón, la justicia de Dios, ¿qué puedes encontrar que te asuste ante el trono de la Virgen?

   Por otra parte, Ella lo está deseando; no sólo no la molesta que se acuda a Ella con confianza, sino que lo que la ofende, lo mismo que a Jesús, es la desconfianza. ¿No has oído que en el Cielo hay más fiesta por un pecador que se arrepienta que por cien justos que perseveren? Pues es la Virgen la primera que se alegra y hace gran fiesta, porque aquel hijo suyo pródigo se había perdido y lo ha encontrado; estaba muerto y ya ha resucitado.

   Sea pues tu lema y tu divisa: “nunca desconfiar, nunca desalentarte, ni desanimarte, aunque creas que no adelantas nada ni consigues nada.

   Mucha confianza en la Virgen y ¡adelante!, a trabajar cada vez más.

 “Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige, no se turbe tu corazón. ¿NO ESTOY YO AQUÍ QUE  SOY TU MADRE? ¿NO ESTÁS  BAJO MI SOMBRA? ¿NO SOY YO TU SALUD? ¿NO ESTÁS POR VENTURA EN  MI REGAZO? ¿QUÉ MÁS HAS MENESTER? No te apene ni te inquiete otra cosa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.