Traducir

lunes, 20 de noviembre de 2017

LA MISA NUEVA MATA LA FE: R.P. HEWKO






Nuestro Señor Jesucristo es Dios. ¿Cuántas veces hemos escuchado esto? 

Debemos sentir  inflamarse nuestro corazón al oír esto, especialmente en estos días en los que tratan a Cristo como un chiste, ya que ponen a Nuestro Señor Jesucristo al mismo nivel que AlÁ, Mahoma, Buda y todas las falsas religiones. 

Benedicto XVI alabando a Martín Lutero,  el Papa Juan Pablo II rezando con todas las otras religiones; burlándose de Dios, rompiendo el Primer Mandamiento. 

Por eso Monseñor Lefebvre dijo: ¡tengo que consagrar obispos para salvar la fe y los sacramentos! Roma está atrapada en una obscuridad modernista. Monseñor Lefebvre hizo su deber. Ahora tenemos al Papa Francisco planeando en el mes de octubre una enorme celebración para Lutero el horrible hereje fundador de su propia religión y  quien está ardiendo en el infierno.

Cristo es Dios y de Dios nadie se burla. Si Dios así castigó a Sodoma y Gomorra por el pecado de sodomía, qué castigo nos espera a nosotros. Muchos países  se están convirtiendo en Sodoma y Gomorra, todas las películas, los anuncios, la educación de los niños desde el kínder están llenos de esta basura. Nuestra Señora de Fátima nos advirtió.

  Hagamos todo lo que esté de nuestra parte. Recemos el  santo Rosario todos los días como si fuera el último. Tengamos celo por la gloria de Dios. Cuidemos y trabajemos el talento que Dios nos ha dado a cada quien.

   Nunca olvidemos esta hermosa verdad: Nuestro Señor es Dios, Él probó con sus milagros que es Dios, esto es muy importante para rechazar siempre la herejía del ecumenismo, que es tratar a Cristo como otra opción; incluso católicos tradicionales están cayendo en esta herejía. Como protestante, como musulmán, como judío no puedo salvarme e ir al Cielo.

Para ir al Cielo debo creer en Nuestro Señor Jesucristo y en todo lo que Él ha enseñado que es la Fe católica;  la Santa Iglesia Católica fundada por Él; no la religión del Vaticano II, esa es otra iglesia llamada la iglesia conciliar. Ellos mismos así la han llamado: la nueva iglesia conciliar. Esa iglesia debe ser rechazada para permanecer católicos. No tenemos nada que ver con esa iglesia que está llevando muchas almas al infierno.

Podrán decir: ¡de nuevo el Padre hablando del Vaticano II! Tienen razón, quieren saber ¿por qué? ¡Vayan con su párroco local, vayan a la nueva misa el siguiente domingo!, ¡vean la apostasía, vean la burla a Nuestro Señor Jesucristo, las blasfemias en la misa! 

 Comprenderán por qué los sacerdotes insistimos tanto en el Vaticano II.

¿Por qué Monseñor Fellay ha firmado que esa misa es legítima? Es un rito cismático. No es un rito católico. Él dice que es legítimo, eso significa que está bien para salvar las almas.  Esto es un asunto serio compañeros, es por lo que tenemos que resistir esta destrucción de nuestra Fe incluso con nuestros obispos tradicionales. 

Es triste que hagamos esto pero tenemos que hacerlo pues de otra manera perderíamos la Fe. Si nosotros sacerdotes no predicamos la verdad seguramente iremos al infierno. 

Por eso todos los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X tienen el deber de levantarse en esta destrucción de nuestra Fe; la legitimidad de la misa nueva es falsa, es una burla a la verdad. La aceptación del Vaticano II con  la declaración doctrinal y todas esas tonterías hasta hoy, llamando conservadores a los obispos liberales del Vaticano II y alabándolos, ellos son modernistas, Cardenal Burke, Schneider ellos no han regresado a la tradición.

  Cristo nació de una madre virgen. Nadie ha hecho eso. Cristo resucitó de la muerte. Nadie lo ha hecho sólo Dios. Cristo ascendió al Cielo por su propio poder en frente de los Apóstoles, discípulos y de la Santísima Virgen María. Esto sólo Dios puede hacerlo.  

Cristo profetizó su propia muerte, su resurrección, profetizó la difusión de la Iglesia Católica, también les dio a los Apóstoles el poder para hacer milagros estupendos en su nombre, arrojar a los demonios, curar leprosos, paralíticos, etc. 

El sacerdote continúa haciendo milagros ahora, porque una cosa es curar el cuerpo, que es algo sorprendente, pero llevar un alma del estado de pecado mortal y de condenación y lavar su alma con  la Sangre de Cristo y devolverla a la vida de la gracia,  es el milagro más grande que hay dice Santo Tomás de Aquino, más grande que la creación de todo el universo es llevar un alma del estado de pecado al estado de gracia. 

Vean la fortaleza de los mártires, sufriendo intensas torturas por amor a nuestro Señor Jesucristo, más de once millones de mártires. Su propia Iglesia Católica es prueba de Su divinidad, prometió que duraría hasta el fin del mundo.

  Nuestra Señora dijo que el Papa hará la Consagración de Rusia, se hará, pero será tarde. ¿Qué tan tarde? Probablemente después de que varias naciones hayan sido aniquiladas.

Cierro el sermón con las razones que tenemos  para pelear, las razones para llegar a ser santos, las razones para usar cada momento de nuestra vida para la gloria de Dios, las razones para cumplir con  nuestro deber de estado lo mejor que podamos,  para ofrecer las cruces de cada día para ayudar a Nuestra Señora a salvar almas del infierno.

   Ahora  leo  la declaración del Obispo Antonio de Castro Mayer,  él escribió una carta al Papa Juan Pablo II suplicándole que regresara a la Tradición, pero  el Papa continuó sus reuniones con los judíos en las sinagogas, las reuniones de Asís, por lo que ambos obispos dijeron: tenemos que usar medios de emergencia, operación sobrevivencia y consagrar los 4 obispos. Esto es lo que dijo
  “Mi presencia en esta ceremonia es un asunto de conciencia, es un deber profesar la Fe Católica delante de toda la Iglesia, pero particularmente delante de Su Excelencia Monseñor Lefebvre, delante de todos los sacerdotes, religiosos, seminaristas y fieles aquí presentes. –Ese día había aproximadamente diez mil personas, yo estuve ahí-.

   Santo Tomás de Aquino enseña que no hay obligación de hacer una profesión pública de la Fe en cada circunstancia pero cuando la Fe está en peligro, es urgente confesarla, incluso a riesgo de nuestra propia vida. Así que ¿dónde está la Fe en mayor peligro que ahora? Misa nueva, modernismo, la pérdida de la Fe.

 “Esta es la situación en la cual nos encontramos, vivimos en una crisis sin precedente, crisis que la toca en su esencia, en su substancia, que es el Santo Sacrificio de la Misa y el Sacerdocio católico; dos verdaderos Misterios esencialmente unidos porque sin el Sacerdocio no hay Santo Sacrificio de la Misa y como consecuencia no hay forma de adoración pública, es sobre estas bases que se construye el Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo. Por este ataque a la esencia de la Fe (Vaticano II y la  misa nueva)  es que,  para conservar el Sacerdocio y la Santa Misa que están en juego estoy aquí para cumplir mi deber y hacer una profesión pública de la Fe. Es doloroso ver la lamentable ceguera de tantos hermanos en el Episcopado y en el sacerdocio que no ven y no quieren ver, -esto aplica ahora, cuántos sacerdotes de la Sociedad San Pío X y Obispos  no quieren ver el cambio de la Fe con la Declaración Doctrinal con el Capítulo General del 2012, y todos los compromisos en marcha sobre la Fe, las conferencias, artículos, suavizando la Iglesia modernista- ellos no quieren ver, esto es muy triste, lamentable en esta presente crisis, ni la necesidad de resistir al modernismo que rige momentáneamente para ser fieles a la misión que Dios nos ha confiado. Deseo manifestar aquí mi sincera y profunda adhesión a  Su Excelencia  Arzobispo Marcel Lefebvre.

  –Y eso es lo que nosotros hacemos y es por lo que existe  el seminario, manifestar nuestra lealtad a la Tradición y a la posición del Arzobispo Marcel Lefebvre, que es la fidelidad a la Iglesia de todos los siglos, nosotros dos hemos bebido en la misma fuente que es la Iglesia Católica Apostólica y Romana.

  Que la Santísima Virgen María, nuestra Madre, quien en Fátima maternalmente nos advirtió la gravedad de la presente situación,  nos de la gracia para  ayudar a los fieles a que ellos mismos se distancien de estos perniciosos errores de los cuales somos víctimas, engañados por quienes habían recibido la plenitud del Espíritu Santo (incluyendo la falsa Resistencia ahora) Dios bendiga al Arzobispo Lefebvre y su obra”.

  Esta plática fue traducida del portugués al francés e inglés y todas esas diez mil personas dieron un enorme y largo  aplauso. El espíritu era que la Fe continuara, gracias a esos dos Obispos que se levantaron.

  Queridos fieles, es donde estamos parados. Adoremos a Nuestro Señor Jesucristo, sus milagros son la prueba que es Dios y hoy en esta Misa, el sacerdote va a pronunciar las palabras que Cristo dio y uno de los más grandes milagros sucederá delante de nuestros ojos, la Transubstanciación del Pan y el Vino en su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad en el Sacrificio de la Cruz que se renueva. 

El infierno lo sabe, siente el terremoto de estos eventos, el Cielo lo sabe porque todos los ángeles están reunidos en este valle para adorarlo, también nosotros lo adoramos con todo nuestro corazón y suplicamos a nuestra Madre que nos ayude a llegar al Cielo y a perseverar en el amor a Dios, a amarlo sobre todas las cosas y a odiar todo lo que le ofende que es el pecado.

  ¡Oh María sin pecado concebida! Rogad por nosotros que recurrimos a Vos!
  ¡Oh María sin pecado concebida! Rogad pro nosotros que recurrimos a Vos!
  ¡Oh María sin pecado concebida! Rogad por nosotros que recurrimos a Vos!             

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.