Traducir

viernes, 10 de febrero de 2017

EL VALOR DEL SUFRIMIENTO (Enseñanza de Nuestra Señora de Lourdes)



   La historia de Lourdes, donde se apareció nuestra Señora a Santa Bernardita Soubirous es rica en lecciones para nosotros. Una de las lecciones es sobre el sufrimiento. Vemos en Lourdes dos actitudes de la Divina Providencia con relación al sufrimiento humano que podrían parecer contradictorias.

   Por un lado, lo que más atrae la atención en Lourdes es que Nuestra Señora tiene compasión de los hombres, escucha sus peticiones, y obra milagros para librarlos del dolor y de las enfermedades que padecen.

   También Nuestra Señora tiene compasión de las almas y para probar que la religión Católica es la única religión verdadera, a menudo obra milagros espirituales de conversiones. Haciendo tanto milagros físicos como espirituales nos muestra que es nuestra Madre, que nos ama y que quiere aliviarnos del sufrimiento tanto aquí como en la eternidad.

   Por otro lado, vemos otra cosa en Lourdes. Un gran número de enfermos van a Lourdes y regresan sin ser curados. ¿Por qué Nuestra Señora cura a algunos y a otros no? De hecho hay una lección importante para nosotros en las curas que no dá, y quizás el milagro más grande en Lourdes se encuentra en esto.

   Para la gran mayoría de las personas, el sufrimiento es indispensable para su  propia santificación. Por lo tanto, las enfermedades y dificultades que sufren les son necesarias. Quien no comprenda el papel del sufrimiento y del dolor, que conlleva  el desprendimiento, conversión y amor a Dios no comprenderá lo que en realidad es la vida espiritual.

   San Francisco de Sales solía afirmar que el sufrimiento es el Octavo Sacramento.  Es tan indispensable que él consideraba que nadie podía salvarse sin él. El Cardenal Pedro Segura, Arzobispo de Sevilla, quien fue un católico español admirable, me platicó una vez de una conversación que tuvo con el Papa Pío XI.

   El Papa Pío XI hacía alarde que él nunca había estado enfermo. El Cardenal le dijo: “Entonces Su Santidad, no tiene la señal de las almas escogidas”. El Papa se sorprendió, pero el Cardenal Segura dijo con firmeza: “No hay alma predestinada que no sufra profundamente por enfermedad al menos una vez en su vida. Si Su Santidad nunca ha tenido un problema de salud, Usted no tiene la señal de los elegidos”. Algunos días después, Pío XI tuvo un fuerte ataque al corazón. Desde su cama le escribió un mensaje al Cardenal Segura diciendo: “Su Eminencia, ahora ya tengo la señal de los elegidos”.

   Estoy de acuerdo con el Cardenal Segura que el sufrimiento, ya sea físico o moral, es la señal del alma escogida.

   Ahora, pues, Nuestra Señora obraría contra la salvación de las almas si ella curara cada enfermedad. A veces lo hace porque es para el bien último de esa persona ser aliviada del sufrimiento, pero normalmente no es oportuno. Esto es por lo que Nuestra Señora, quien es Madre de Misericordia, permite el sufrimiento para algunas almas, porque les es indispensable.

   Pero Nuestra Señora también hace algo más  que es muy hermoso, a los enfermos que no cura, les da una profunda conformidad con la voluntad de Dios y una aceptación de sus sufrimientos.  
     Nunca he escuchado de alguna persona que haya estado en Lourdes y que no haya sido curada que haya regresado enojada contra Dios. Al contrario, las personas que van regresan con una enorme resignación, felices de haber estado en Lourdes y ver que otras personas han sido curadas.

   Además, hay numerosos casos de personas que viajan largas distancias, llegan a Lourdes y se dan cuenta de que hay personas que están sufriendo mucho más que ellas y que tienen mayor necesidad de ser curadas. Viendo esto, le piden a Nuestra Señora que sane a esas personas en vez de a ellas. La persona acepta voluntariamente su sufrimiento para beneficiar a otro. En mi opinión, esto es también un milagro. Es una renuncia al amor propio por amor a Dios y al prójimo. Que una persona renuncie al egotismo humano es quizá un milagro mayor que la cura de enfermedades y de conversiones.
   El objetivo principal del amor de Nuestra Señora, quien vela por nosotros, es conducirnos a Dios y al Cielo. Esto es lo que Ella más desea.

   Por lo tanto la lección más grande de Lourdes es la aceptación del sufrimiento, ya sea una enfermedad física o un sufrimiento moral, si es necesario para  nuestra salvación. Es muy difícil cargar la cruz del sufrimiento con resignación. Sí, realmente lo es. Pero en tales casos, tenemos el ejemplo de Nuestro Señor en el Huerto de los Olivos quien rezó: “Padre, si no puede pasar este cáliz sin que lo beba, que se haga tu voluntad y no la mía”. (Lucas 22-42). Esta es la postura que debemos tomar en nuestros sufrimientos personales. Una gracia llegará para consolarnos, como el ángel que llegó para consolar y fortalecer a Nuestro Señor.

   Debemos tener una comprensión del sufrimiento, el valor, la resolución y la energía para enfrentarlo e incluso la alegría para recibirlo. Recordemos que sufrir es el  distintivo de los elegidos.
   Nuestra Señora nos ayudará a enfrentar nuestros sufrimientos así como ayuda a aquellos que se lo piden en Lourdes.

                         Prof. Plinio Corrêa de Oliveira
                      Tradition in Action



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.