Traducir

jueves, 28 de septiembre de 2017

ERRORES DE LOS OBISPOS WILLIAMSON, ZENDEJAS, FAURE (FALSA RESISTENCIA) 2a Parte


NdB: Los seguidores de  la falsa resistencia (seguidores de mons Williamson y asociados), persiguen a estos sacerdotes (Pfeiffer, Hewko, Rafael OSB entre otros) que predican la verdad, los llaman facinerosos, y tradifariseos.

La realidad es que las palabras que éstos sacerdotes dicen no halagan sus oídos. La realidad es que no soportan los motivos sobrenaturales de la verdadera resistencia. Han hecho de su "resistencia" un control de grupos de fieles, atenuando la reacción de los católicos. Peor aún, inyectan ideas modernistas entre los católicos que quieren resistir de verdad: se les habla de las bondades de la misa nueva, se les permite confesarse con modernistas, se atenúan los errores del Concilio Vaticano II, se les permite ir a la FSSPX liberal que tanto critican. Alguien de ellos dice: pero nuestros obispos hacen mas cosas buenas que malas, otros dicen que no hay estado de necesidad, otros convencen de no salirse a los sacerdotes indecisos en la FSSPX. --¿Qué clase de resistencia es esa?-- por eso y otras muchas cosas que se explican en esta conferencia se les llama FALSA RESISTENCIA.

No resisten ellos ni permiten que sus fieles resistan. Ellos mismos se han encargado de desprestigiar la Resistencia Católica, de forma ¿premeditada? sólo ellos saben.

La verdadera resistencia es una batalla por la Fe. Los motivos de la resistencia de Mons. Lefebvre no sólo fueron preservar la liturgia tradicional, sino defender la Realeza de Nuestro Señor Jesucristo y defender los derechos de la verdadera Iglesia Católica. Esto significa defender todo lo católico, sin dar lugar a errores e innovaciones, compromisos humanos ni acuerdos. 
¡Adelante católicos cristeros contrarrevolucionarios!

CONTINUACIÓN A PARTIR DEL MINUTO 40
(EXTRACTOS DE LA CONFERENCIA)

 "... El asunto del Padre Abraham es un problema de moral, es un problema que entra en el orden  secundario pero es un problema serio dentro de la categoría de secundario, por tanto tiene que ser denunciado, por el hecho de que Monseñor Williamson se haya hecho cargo del Padre Abraham,  la mayoría de los fieles en Inglaterra no va las misas con el Padre Abraham ni con Monseñor Williamson, en parte por este problema. 

Monseñor Faure dice, contra el derecho canónico, que conoce a un buen abogado canónico, un sacerdote de la Resistencia en Francia, quien dice que con un tiempo suficiente de penitencia ha mostrado buenas señales de recuperación y que parece no haber ningún problema para los fieles de que vuelva a suceder de nuevo, así que el sacerdote puede regresar a su ministerio. 

La respuesta es NO, eso no es correcto. Esto no es lo que la Iglesia enseña respecto a este pecado. Para otros pecados, para otros crímenes, puede ser el caso, tienen su tiempo de penitencia, no hay problema y regresan a su ministerio. En lo que concierne a perversión, pedofilia y homosexualidad la Iglesia siempre ha dicho  NUNCA regresar al ministerio. Monseñor Faure está respaldando a Monseñor Williamson contrariamente a las leyes de la Iglesia.


  También, en lo que concierne a nosotros, aquí en Kentucky, cuando Monseñor Faure fue consagrado obispo, yo hablé con él,  estuve en su consagración, pusimos nuestro apoyo para él desde un principio, le pedimos que visitara el seminario, me dijo que iría, y a pesar de haber dicho que iría, nunca ha respondido una llamada telefónica, un correo electrónico, no ha respondido ninguna forma de comunicación indirecta, pues pedimos a personas que directamente  le pidieran que se contactara con nosotros en Kentucky, o que nos respondiera.

   Desde el tiempo que Monseñor Faure fue consagrado obispo no hemos tenido ninguna respuesta. Le solicitamos óleos, le solicitamos que visitara nuestro seminario, le solicitamos hablar con nosotros, y no ha habido respuesta de ningún tipo. Hasta el día de hoy, Monseñor Faure es bienvenido en nuestro seminario, lo mismo Monseñor Williamson, tenemos una habitación para ellos , y nos gustaría platicar sobre cualquier dificultad que tengan con nosotros, estamos abiertos, y nosotros también hablar sobre nuestras dificultades, que son que:  defiende lo indefendible,  sobre las falsas enseñanzas de Monseñor Williamson,  y que no profesa la Fe pública y claramente al mundo y en un lenguaje que un niño de siete años pueda comprender;  usan palabras complicadas que no se sabe qué significan, o sea con ambigüedad, que es el lenguaje del demonio, no es el lenguaje de Cristo, con respuestas claras y verdaderas que conciernen a la Fe. 

La acusación contra nosotros es que nos cortamos de Monseñor Faure y de Monseñor Williamson, eso no es verdad; ellos cortaron con nosotros.  Nosotros estamos con la verdad, confesamos esa verdad, y no tenemos nada personal contra Monseñor Faure, ni contra Monseñor Williamson ni contra Monseñor Zendejas. El problema que tenemos es su falsa enseñanza, su lenguaje ambiguo y que no hablan de una manera clara sobre la doctrina católica y la tradición. Problema positivo: enseñan errores, Vaticano II, misa nueva; problema negativo, no enseñar la verdad, no confesar públicamente delante de los hombres la verdad católica.

   Monseñor Zendejas habla de una manera confusa y errónea, por ejemplo, en el Blue Paper de 17 de noviembre de 2015 dice: “En los días del Concilio las enseñanzas y novedades sobre el humanismo fueron opuestas y silenciadas  por  más o menos hombres honestos y medios honestos, pero la adhesión después de esto ha sido instalada en posiciones clave de poder durante el periodo del Concilio, de tal manera que el nuevo sistema demanda obediencia”.  Esto es completamente absurdo, el Concilio enseñó  error y herejía y lo que se ha hecho hoy es una implementación del Concilio. El Papa Francisco en sus escandalosos pronunciamientos y en sus escandalosas acciones, está solamente implementando el Concilio. No está haciendo nada que no esté contenido en el Concilio, por tanto es falso lo que dice el obispo Zendejas.

  Monseñor Williamson, Faure y la mayoría de los que están en la falsa resistencia dicen que el problema esencial son los malos hombres, el mal obispo en Roma, el cardenal malo en Roma, malos líderes en la Iglesia,  lo mismo dice Monseñor Fellay. Dicen: no queremos regresar con Roma modernista porque no confiamos en esos hombres. Este es un pronunciamiento falso. Ha habido malos sacerdotes, malos obispos, malos fieles desde el principio. Nuestro Señor dijo que el trigo y la cizaña crecerían juntos en el campo hasta el final, y luego  hará la separación de buenos y malos. Hay que tener  mucho cuidado porque la semilla de la Fe puede envenenarse y convertirse en cizaña; debemos enseñar esto a nuestras ovejas, para que continúen siendo trigo y no cizaña.

  Por tanto debemos enseñar que la misa nueva y  el Vaticano II llevan al infierno, que son malos. También enseñamos que la gente que está en la nueva iglesia es gente buena, queremos sacarla de la nueva iglesia y llevarla a la Iglesia verdadera. La nueva iglesia está muriendo, la nueva iglesia va a morir. Sólo la Iglesia Católica continuará. Así que el problema esencial no es la gente mala, el problema esencial es la mala enseñanza. Deben basarse en la verdad, en el dogma. Es por eso que en el 2012 nos levantamos porque los pronunciamientos de que nos vamos a poner bajo la Roma modernista equivale a comprometer la Fe, ¿por qué? Porque eso significa  aceptar el modernismo, por lo tanto es un compromiso de la Fe. Nosotros no podemos tolerar eso. Rezamos por Monseñor Williamson, por Monseñor Faure, por Monseñor Zendejas, rezamos por todas las almas en el mundo. Debemos pelear por la Fe y defender la verdad católica.

  Tenemos que desobedecer al Papa Francisco porque no está siguiendo la Verdad. La siguiente autoridad es el obispo de la diócesis, lo estamos desobedeciendo porque está enseñando Vaticano II  y mi autoridad en la FSSPX es Monseñor Fellay quien es el superior de la Fraternidad pero yo tengo que obedecer los estatutos de la FSSPX, los demás obispos son obispos auxiliares, no tienen autoridad  por eso estamos siguiendo la posición  de Monseñor Marcel Lefebvre y la tradición de la Iglesia de dos mil años.  Estamos firmes en la Fe,con la Fe no se juega. La Santísima Virgen nos va a proteger.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.